¿Big data y Open data, ¿qué son y para qué sirven?

El Big Data trata de la captura y posterior almacenamiento de los datos que se generan tan masivamente, que es casi imposible procesarlos y administrarlos a corto plazo.

El Open Data trata de los datos que cualquiera puede acceder, usar y compartir para sea cual sea la actuación o actividad. Para que los datos abiertos acontezcan útiles se tienen que poner a disposición en un formato no restringido y compatible para su computación.

El almacenamiento y proceso de datos ha existido siempre, desde que el ser humano aprendió a contar. El ser humano primitivo contabilizaba sus capturas cinegéticas haciendo muescas en un hueso o la pared de la caverna donde vivía. Más adelante y ya en un estado sedentario, empezó a contar los volúmenes de grano con piedras, conchas o piezas de madera. También a medir las horas solares y las distintas apariciones de la luna, y lo esculpió en piedra junto a las observaciones sobre el paso de los cometas, la conjunción de las estrellas, los eclipses y la subida y bajada de las mareas.

Nuestros ancestros, tras procesar todos los datos almacenados, descubrieron los días del año más propicios para la siembra y las cosechas, cuándo tenían que hacer acopio de víveres y su caducidad. Incluso en muchos casos pudieron predecir el tiempo y sus cambios periódicos. Los campesinos aymara y quechúa aprendieron desde tiempos inmemoriales a predecir la llegada del Niño gracias a su observación de las Pléyades, así descubrieron que cuando ciertos días del año esta constelación se veía difusa, tenían que sembrar un tipo de papa más resistente a la sequía y reservar una parte de la anterior cosecha.

Ahora podemos disponer de mecanismos de almacenamiento muy potentes, máquinas y programas que pueden procesar millones de datos para extraer la información que ocultan. Ya no es la mera observación de fenómenos, los animales que cazamos o la cantidad de grano cosechado sino lo que hacemos día tras día, dejando un rastro de datos que incluso con nuestros actuales sistemas es imposible almacenar y procesar enteramente.

Actualmente los datos pueden estar en formato de texto, de imágenes o incluso en película o sonido. En cualquier caso para que los datos almacenados puedan cumplir una función de utilidad deben ser muchos, variados y verídicos. Y la fase procesal tiene que ser rápida, es decir que los datos han de ser introducidos a tiempo real y el sistema de extracción y análisis muy rápido, para aprovechar al máximo su utilidad. Su eficiencia dependerá de la cantidad de datos almacenados, su variedad y fiabilidad, y, por supuesto, si podemos disponerlos a tiempo.

¿Qué hemos de tener en cuenta antes de utilizar esta ingente cantidad de datos?Primero la protección de los datos personales, anonimizando los que permitan identificar una persona, y segundo tener mucho cuidado con la utilidad que vamos a darles. Para ello hemos de crear una legislación muy estricta, además de un código deontológico que no permita la mínima desviación.También es importante que los datos que no sean personales sean públicos, es decir que estén al servicio de la sociedad y al abasto de cualquier ciudadano. Eso último es lo más importante, porque al convertirlo en extensivo, la pequeña y mediana empresa podrá competir con las grandes corporaciones e incluso con el mismo Estado. El hecho de abrir los datos y facilitar su gestión, hará que nadie pueda jugar con ventaja e impedirá que se conviertan en un arma.

Con el Big Data correctamente procesado, podremos mejorar nuestras relaciones y la calidad de vida, y aumentar nuestra capacidad subjetiva analizando las anomalías que se han ido produciendo a través del tiempo. La medicina avanzará de manera rápida y eficaz, y los enfermos podrán ser tratados con mucha más efectividad y sin apenas riesgo, ya que los médicos dispondrán de cruce de datos en segundos. La creatividad aumentará gracias a disponer de una visión general, trabajando en red y colaborativamente. Podremos ahorrar tiempo y esfuerzo al disponer de una visión general en todos los aspectos que nos rodean.Podremos analizar y encauzar los sentimientos grupales, reduciendo o eliminando los posibles conflictos gracias a su predicción. Controlaremos la natalidad con más inteligencia y respeto, y cuidaremos mucho mejor nuestro entorno natural y cultural.

No debemos engañarnos, el Big data entrará antes en la empresa que en la vida cotidiana o en la administración. Ustedes pensarán que se utilizará antes para beneficio de la empresa que para el bienestar de la sociedad. Sin embargo, muchas veces olvidamos que al buscar el mejor aprovechamiento de los recursos para la empresa o la industria, también lo estamos haciendo para las personas de manera directa e inmediata, porque son esas personas las que tienen que decidir el sistema social por el que han de gobernarse.

El Open Data trata de abrir los datos a cualquier persona, sea empresa o multinacional, de manera libre y con las mismas limitaciones para todos. La empresa puede ser pública o privada, una cooperativa, una empresa familiar, etc.El hecho de ahorrar costes empresariales, tanto para una pequeña o gran empresa, y que todas dispongan la misma capacidad de aprendizaje y de información, democratiza y hace más transparentes el mercado y la industria, y consigue que el consumidor pueda escoger más y mejor, ser más exigente con la calidad del producto y de su procedencia.
El que las empresas puedan mejorar su eficiencia, sin menoscabo de su tamaño, no se reflejará en sus beneficios sino en la competencia. El precio de los productos y el esfuerzo laboral de la sociedad disminuirán. El capital, sea en forma de dinero o de trabajo, se distribuirá de una manera más democrática, facilitando la financiación de proyectos. La eficaz distribución y aprovechamiento de los recursos suavizará el ciclo económico, evitando las crisis periódicas, además de facilitar la conservación del medio ambiente, tanto tecnológica como políticamente. Cadenas de bloques parecidas al BlockChain , producto indiscutible del Big data, no solo revolucionarán y democratizarán los flujos de capitales sino también nuestra manera de relacionarnos como productores y consumidores. Si gestionamos bien el Big data, la vida de las personas se revalorizará. Está en nuestra mano hacerlo.

La administración española mantiene un sistema de datos abiertos, a nuestro parecer muy precario, que facilita a la ciudadanía en general todos los datos que las distintas administraciones publican por su cuenta. Si navegan por él pronto se darán cuenta que solo una minoría de estamentos y gobiernos locales depositan sus datos en él. Descubrirán, por ejemplo, que el ayuntamiento de Málaga ha publicado 640 conjuntos de datos, mientras que el de Barcelona solo 454, y el de l’Hospitalet de Llobregat ninguno.
Por su parte la Generalitat de Catalunya dispone de un centro de datos abiertos, poco utilizado por cierto que si se revisa con detenimiento veremos que es más un portal de transparencia que otra cosa. Los datos se publican masivamente y pueden descargarse en cualquier formato. La navegación y la búsqueda de datos es tan compleja que nos ha sido imposible encontrar los presuntamente publicados por el Ayuntamiento de l’Hospitalet, quizá porque no los haya. Si en el buscador escribimos: Justicia, solo encontraremos un enlace que nos lleva a un listado de entidades jurídicas de Catalunya, que si se utiliza para encontrar una fundación, escuela, etc., determinadas, lo que en Google puede llevarnos 30 segundos, en el portal de la Generalitat necesitaremos una mañana sin garantía de éxito. Para saber cuántos funcionarios trabajan en la Conselleria de Justicia, su especialidad, estadísticas sobre causas judiciales, etc., tendremos que preguntar a Google, con la esperanza que los datos sean fiables.
El ayuntamiento de l’Hospitalet mantiene su propio sistema de datos abiertos, de bonita planta, pero pobre en datos y que nada tiene que ver con lo que necesita la población. Parece más para lucir una transparencia casi inexistente, que buscar el beneficio de su ciudadanía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *